Los anuncios en el cine

admin 10 septiembre, 2013 0

Las pantallas del cine pueden ser un buen medio para promocionarse. Entre los numerosos formatos de publicidad que existen, el cine cuenta con algunas ventajas de las que otros medios no pueden disfrutar. Entre ellas, cabe destacar que una vez que nos sentamos en nuestra butacas, no podemos evitar ver los anuncios, ya que siempre van al principio de la proyección y se hace necesario verlos si queremos disfrutar de la película.

El cine es un entorno que fomenta el éxito de la publicidad. Publicar anuncios en Nicaragua, Brasil, y otros países latinoamericanos, así como a nivel europeo, tiene resultados positivos cuando el medio en el que se publicitan es la pantalla cinematográfica. Sin embargo, cuando hablamos de publicidad siempre hay que analizar las dos caras de la moneda, los anunciantes y los receptores.

El cine, un escaparate para una empresa

Diversos estudios señalan al cine como uno de los medios que originan mayor notoriedad dentro del entorno audiovisual. Los anuncios en las pantallas del cine, proporcionan mayores tasas de recuerdo, ya que los espectadores están más cómodos a la hora de visionarlos y son más receptivos.

Esta circunstancia permite que a su vez, los anuncios puedan tener mayor duración y aumentar los efectos positivos de estos.

Una campaña adecuada de publicidad va a estar formada por una campaña de los anuncios en el cine junto a los anuncios televisivos. De este modo se fortalece la imagen de la marca, se fomenta el recuerdo del anuncio y aumenta la intención de compra de los receptores.

¿Son molestos los anuncios en el cine?

Los anuncios, en general, son considerados por los receptores como un engorro, que les impiden seguir disfrutando de los contenidos audiovisuales, ya sea en radio o en televisión. Sin embargo, cabe pensar que en el cine los anuncios se ven de otra manera, ya que se visionan al principio de la película y no entre medias, de modo que no se interrumpe el contenido.

Además, los spots publicitarios en el cine son vistos por los espectadores de un modo distinto a otros medios debido a sus condiciones específicas. La gran calidad de imagen y sonido en el cine dotan a los anuncios de mayor espectacularidad, lo que hace que no sean molestos para los receptores.

Por tanto, queda claro que los anuncios cinematográficos cuentan con una serie de peculiaridades que los hacen más atractivos, tanto para los anunciantes como para lo espectadores.